Page 62 - REVISTA ETIQUETA II -2017
P. 62

60
saludable
Epigenética:
La herencia maligna podría ser detenida
GINECÓLOGA / HISTEROSCOPIA / GINECÓLOGA COSMÉTICA / MEDICINA ESTÉTICA Escribe DRA. SOFÍA HERRERA @tu_ginecologa / Fotografía GETTY IMAGES
Con un nuevo descubrimiento se podría cambiar el curso de la medicina en el planeta.
El hallazgo sería capaz de anular o activar células geneticas para mejorar nuestra salud y evitar enfermedades degenerativas o mortales
Quiero compartir con ustedes un tema fascinante, con el poder de transformar el futuro cercano para la humanidad. Me re ero a la epigenética. Este término apareció hace casi un siglo pero es recientemente, hace 20 años cuando ha tomado fuerza como parte del estudio del genoma humano.
La Epigenética no es más que el estudio de los mecanismos biológicos que se llevan a cabo para encender o apagar un gen. Para quienes no saben nada de genética quiero hacerles un símil sencillo.
Imaginemos una orquesta de música clásica: Las células son cada uno de los músicos quienes la conforman; el ADN es la partitura que tienen delante de sus ojos; la secuencia es el orden de cada una de las notas; y los genes son grupos de secuencias que le dan sonido característico a cada porción de una pieza.
Pero, ¿qué hace que un grupo de buenos músicos, conocedores del tema, cuando tocan en conjunto suenen bien o mal o diferentes a otro? Pués el director de la orquesta, quien con sus movimientos de la batuta, pone en marcha un conjunto de sonidos, cada uno en tiempos precisos.
Lo mismo sucede en nuestro cuerpo, tenemos una gran cantidad de información escrita en células, heredadas de nuestros padres y ancestros, que nos dicta el funcionamiento del organismo. A lo largo de nuestra vida como individuos, esa instrucción puede ser modi cada por agentes externos (virus, bacterias, metales pesados, alimentos). En nuestro símil, como un mal director que da la información errada a uno de los músicos y no se toca bien la partitura.
Hay ya evidencia cientí ca muy fuerte que asocia, por ejemplo el encendido de ciertos genes de mal comportamiento, con cáncer, trastornos de la memoria (como el Alzheimer), envejecimiento, trastornos de conducta en los niños, arterosclerosis, fertilidad, obesidad y muchos problemas de salud más.
Recientemente se ha observado en algunos estudios, que estas alteraciones de encendido y apagado de nuestros genes, pudieran ser trasmitidas a nuestros hijos, es decir que estas modi caciones que sufrimos a consecuencia de los
cambios ambientales, alimentación no adecuada, pudiera permanecer en nuestra descendencia.
Pero no nos asustemos, que así como se ha observado cuáles son los factores que encienden esos genes malos, también se ha estudiado cómo se pueden apagar y encender los genes buenos y revertir esos cambios que generan efectos dañinos en nuestra salud.
Tenemos que concientizar que existen hábitos perjudiciales para nuestra salud, que si bien estamos destinados genéticamente, unos más que otros, a sufrir ciertas enfermedades, de nitivamente el cuidado que le demos a nuestro cuerpo en el día a día va a marcar una diferencia. Hasta que no se cree una pastilla que encienda o apague esos genes, llevar a cabo buenos hábitos de alimentación, con menos productos re nados, sin consumir azúcar añadida y ejercitándonos, podríamos engañar a nuestra herencia.
www.revistaetiqueta.com


































































































   60   61   62   63   64