Page 26 - REVISTA ETIQUETA II -2017
P. 26

2
2
4
4
c
c
r
r
e
e
a
a
d
do
o
r
re
e
s
s
El lado sensible de
Elvia Herrera
Ha estado en la pantalla de televisión venezolana desde los 14 años de edad, es una periodista de gran experiencia y ha abordado múltiples áreas de la comunicación, siempre elegante, inteligente y acuciosa. A ella no se le escapa nada
Escribe FRINÉ SÁNCHEZ BRANDT - @frinesanchez / Fotografía CORTESÍA ELVIA HERRERA
Nacida en la ciudad capital de Vene- zuela, cuenta que en su camino pro- fesional la han sorprendido y hasta asustado algunos temas de la vida
que ha abordado en pantalla, pero asegura que un programa le ha cambiado la vida sorpresiva- mente, luego de contar con más de 20 años de trayectoria en el canal televisivo Televen.
No se lo esperaba, pensó que sería un reto más para superar, pero no fue así. Elvia transfor- mó su forma de ver la vida a través del espacio Responsabilidad Social, el cual ha dirigido por 6 años en uno de los pocos canales de señal abierta en Venezuela y que ahora prepara nueva temporada.
“Al inicio fue solo una gran idea, pero luego se transformó en una ventana para demostrar que las buenas acciones existen y pueden multipli- carse, es una impactante realidad a la cual estaba ajena. Es decir, sabía que había voluntad pero que yo podría hacer que la acción se multipli- case hasta hacerse masiva no lo creía posible.
Siempre hay un ‘ángel guardián’ en alguna par- tes, sin duda, es grati cante”.
Con más de 7 mil horas de transmisión en vivo en Televen y de producir veintenas de produc- tos para la televisora, relata que la experiencia con este programa la ha marcado como mujer y madre, ya no puede desprenderse de lo que ella describe como una necesidad adquirida. “La ex- periencia profesional nutrió mi espíritu. Me hizo un ser humano más sensible, tolerante y sobre todo agradecido”.
Elvia fue pionera con el programa Responsa- bilidad Social en Venezuela y eso tiene su peso. “Hablar de responsabilidad social pareciera muy fácil, sobre todo cuando está de moda. Al iniciar esta ruta no había nada parecido en televisión. Fue un aprendizaje, tuvimos que conocer el tra- bajo y entender que con poquísimos recursos de muchas organizaciones y personas se podían cambiar vidas: salvar, rescatar, educar, ofrecer oportunidades”.
“Aún fuera de la pantalla, trato de poner ese gra- nito de arena, en todo lo que esté a mi alcance. Muchas veces me preguntan si hay que colaborar con una fundación directamente o aportar re- cursos o donativos a otras; y la respuesta es ‘No’; claro que ayuda, pero lo que cuenta es el detalle y créanme hay muchas maneras”.
Elvia Herrera se siente cómoda con la entrevista y se emociona al describir este nuevo valor que ha visto de cerca. “Cada día quiero ser mejor porque veo esos pequeños esfuerzos individuales volverse colectivos. ¿Cuántas madres se unieron para preparar comida a los muchachos en situa- ción de calle, quienes marchaban por Caracas?, ¿cuántos médicos se suman a la lucha contra enfermedades endémicas en las selváticas zonas impenetrables del sur de Venezuela, como el Amazonas o el Alto Orinoco?, ¿cuántos maestros buscan horas extras, no para su bene cio, sino para brindar la posibilidad de educación en ni- ños que lo necesitan? Estoy convencida que para ayudar a alguien sólo hay que sentirlo y de inme- diato te activas con el corazón. Esto es su ciente”.
www.revistaetiqueta.com


































































































   24   25   26   27   28